Fervenza de Cadarnoxo










Otro impresionante paraje lo constituye la fervenza de Cadarnoxo (Boiro), en la que un pequeño riachuelo que baja desde el monte Iroite se agiganta de repente para caer con ímpetu, aunque escalonadamente, y continuar fluyendo hasta desembocar en el río Coroño y concluir su peregrinaje entre las torres de Goiás y la boirense playa Jardín. Para llegar a Cadarnoxo se puede seguir la carretera que une Noia con Boiro, y al llegar al lugar de Moimenta se toma una pista asfaltada que nos deja al pie mismo de la cascada.



0 Responses