Monte Iroite... o el Megalitismo Atlántico.


El megalitismo atlántico peninsular se caracteriza por la abundancia de yacimientos, más de cinco mil sólo en Galicia, y revela la existencia de una población numerosa y muy dispersa. Estos megalitos tenían una finalidad funeraria, de culto o de ritual.  El fenómeno tumular gallego se fecha entre el VI milenio antes de Cristo e y el 2000 a. C.. En la sierra del Barbanza se encuentra una de las zonas con más concentración de monumentos megalíticos de Galicia y en el Monte Iroite, cumbre más alta con 680 metros de altitud, hay una pequeña ruta de senderismo lineal de unos 4,5 km, donde se encuetran los tres tipos de construciones megalíticas existentes (mámoas, dolmens e cistas). Las mámoas son montones de piedras cubiertas de tierra que adquieren forma de teta o mama; los dolmens son construcións con laxes poderosas, unas clavadas en la  tierra y outras cubriendo estas que a veces tienen corredor de acceso; y las cistas son semejantes a los dolmens pero de tamaño mínimo. El Arca da Barbanza es el mayor dolmen, por su tamaño, de Galicia. Aquí aparte de los túmulos y las hermosas vistas podremos contemplar caballos de montaña descendientes en parte de una raza ya extinta: los Barbanzones.