Camiño dos Faros: de Laxe a Arou.




La cuarta etapa do Camiño dos Faros abarca un pedazo de costa donde los arenales son los principales protagonistas de este recorrido. También debería de serlo la visita a la obra de Man, pero cada vez que uno pasa por ese lugar no puede evitar recordar lo que fue y al instante decepcionarle lo que ve… No he podido visitar todavía ese museo “adyacente”, que probablemente hubiese sido un gran complemento a su obra artística, pero ya uno ni ganas tiene de acercarse estando sus cosas como están y prefiero recordarlo con la estructura y color que tenía cuando el vivía. No creo que fuese tan complicado coger fotos antiguas e intentar devolver su obra… a la vida, que ahora, con las cenizas de Man reposando en su caseta y estando “aquello” como está… bien recuerda todo ello a una sepultura... Estoy seguro de que aunque sus restos reposen allí, su alma estará bien lejos…

Volviendo a lo que fue el resto de la ruta, decir que las playas de Laxe, Soesto y Traba son casi de obligada visita. El entorno costero de Sabadelle, ya en el municipio de Vimianzo, tampoco nos dejará indiferentes. La amalgama de colores o la gama tonal de este evento  tuvo varios protagonistas, pero yo me quedaría con el amarillo de la flor del alecrín (Toxo) que nos hizo compañía en todo momento, alegrando el paisaje y por supuesto llenando de vida nuestras fotografías. Esta etapa de los faros es la más pequeña ya que su recorrido es de unos 17 kilómetros.





0 Responses