Fervenza de Segade.


A unos tres kilómetros de Caldas en la carretera que va a la Estrada, se encuentra este paraje natural que forma el río Umia a su paso por el lugar de Segade. El agua que sale encañonada en forma de cascada, se va abriendo por una zona empedrada formando pequeñas piscinas naturales, haciendo de este entorno un lugar idílico para su contemplación en cualquier estación del año. Si se prefiere,  la "ruta del agua de Caldas de Reis" (5,3 km) nos llevará a este sitio, pasando previamente por una zona de molinos restaurados. Muy cerca encontraremos el puente de Segade, de origen romano y posterior reconstrucción en el siglo XVIII. 



0 Responses